Muchas personas saben lo difícil que puede ser padecer una enfermedad como el cáncer, que amenaza por extenderse rápidamente sin control a todos los órganos de su cuerpo; por lo que buscan remedios naturales como una opción para prevenir su aparición y conservar al mismo tiempo su salud. Se trata de medicinas alternativas y sanas que conocerás permaneciendo en la lectura de este post.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una multiplicación descontrolada de las células presentes en el organismo, las que en vez de morir cuando ya no son necesarias, aumentan su volumen y se diseminan a otras parte del cuerpo; ocasionando con ello una metástasis que puede generar el fallo de sistemas vitales y muerte de la persona que lo padece.

Hoy en día se desconocen las causas que conllevan a la incidencia de ciertos tipos de cánceres; pero gracias a investigaciones y estudios comparativos entre pacientes que padecen esta enfermedad se ha determinado que existen factores de riesgo como la edad, dieta, consumo de alcohol, tabaco, exposición a la luz solar, contagio de gérmenes infecciosos y más.

¿Qué se considera un remedio natural?

Es aquel que se obtiene de compuestos, minerales, vitaminas y nutrientes presentes en la naturaleza y que son aprovechables para fortalecer el organismo humano a fin de evitar la incidencia de alteraciones celulares en su cuerpo.

Son muchos los ejemplos de remedios naturales que se pueden citar, siendo entre otros el aire puro, el agua, el ejercicio, la buena alimentación o el reposo; a fin de que se activen las defensas del organismo.

Remedios naturales para prevenir el cáncer

Existen remedios herbales, botánicos o minerales que son consumidos para beneficio de la salud; aunque algunos de ellos pueden ser perjudiciales, ya que no son recetados siguiendo los controles indicados para los fármacos, por lo que podrían reaccionar de diferente forma de una persona a otra.

Sin embargo, se ha determinado que muchos de ellos estimulan la capacidad innata del cuerpo para bloquear el ataque de las enfermedades, como estos remedios que te parecerán inverosímiles:

  •         Infusiones de equinácea, valeriana, hierba de San Juan, ginseng, gingko biloba, cúrcuma, ajo y combinación de diferentes dosis de estas plantas.
  •         Consumo de jugos de frutas y vegetales crudos y orgánicos a diferentes horas del día; lo que se conoce como la terapia Gerson, aunque no cuenta con evidencia científicas que la respalden como tratamiento contra el cáncer.
  •       Dieta alcalina, cuya esencia consiste en tomar como base el hecho de que el cáncer florece en un ambiente ácido, por lo que para evitarlo es ideal cambiar los niveles del pH del organismo, llevándolo a que sea más alcalino y consumiendo un 80% de verduras al día.
  •         Ingiriendo dosis elevadas de vitamina c, bien sea consumiendo alimentos ricos en este componente o suministrados mediante inyecciones directas en el torrente sanguíneo.
  •         Consumo de aceite de cannabis también identificado como cannabidiol; ya que mediante pruebas de laboratorio se ha determinado que ralentiza el crecimiento de los tumores; aunque no hay evidencias con pacientes que respalden esta teoría.

Muchas personas piensan que al consumir azúcares de forma excesiva pueden ser propensos a padecer un cáncer; pero esto no incrementa su riesgo, sino el hecho de que lleguen a estar obesos y sea un factor causante para su alteración celular.

Otros piensan que se trata de una enfermedad que afecta solo a gente mayor; pero lo cierto es que a medida que envejeces tus células sufren daños y esto podría incidir en un comportamiento anormal.

Hay investigadores que afirman que los tiburones no padecen cáncer y por lo tanto su cartílago puede ser empleado para prevenirlo o combatirlo; pero en realidad se trata de un mito que nació en el año de 1970 y fue desmentido en 2010 cuando se le diagnosticó a una hembra de esta especie un melanoma.