Remedios naturales que prometen prevenir el cáncer

Muchas personas saben lo difícil que puede ser padecer una enfermedad como el cáncer, que amenaza por extenderse rápidamente sin control a todos los órganos de su cuerpo; por lo que buscan remedios naturales como una opción para prevenir su aparición y conservar al mismo tiempo su salud. Se trata de medicinas alternativas y sanas que conocerás permaneciendo en la lectura de este post.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una multiplicación descontrolada de las células presentes en el organismo, las que en vez de morir cuando ya no son necesarias, aumentan su volumen y se diseminan a otras parte del cuerpo; ocasionando con ello una metástasis que puede generar el fallo de sistemas vitales y muerte de la persona que lo padece.

Hoy en día se desconocen las causas que conllevan a la incidencia de ciertos tipos de cánceres; pero gracias a investigaciones y estudios comparativos entre pacientes que padecen esta enfermedad se ha determinado que existen factores de riesgo como la edad, dieta, consumo de alcohol, tabaco, exposición a la luz solar, contagio de gérmenes infecciosos y más.

¿Qué se considera un remedio natural?

Es aquel que se obtiene de compuestos, minerales, vitaminas y nutrientes presentes en la naturaleza y que son aprovechables para fortalecer el organismo humano a fin de evitar la incidencia de alteraciones celulares en su cuerpo.

Son muchos los ejemplos de remedios naturales que se pueden citar, siendo entre otros el aire puro, el agua, el ejercicio, la buena alimentación o el reposo; a fin de que se activen las defensas del organismo.

Remedios naturales para prevenir el cáncer

Existen remedios herbales, botánicos o minerales que son consumidos para beneficio de la salud; aunque algunos de ellos pueden ser perjudiciales, ya que no son recetados siguiendo los controles indicados para los fármacos, por lo que podrían reaccionar de diferente forma de una persona a otra.

Sin embargo, se ha determinado que muchos de ellos estimulan la capacidad innata del cuerpo para bloquear el ataque de las enfermedades, como estos remedios que te parecerán inverosímiles:

  •         Infusiones de equinácea, valeriana, hierba de San Juan, ginseng, gingko biloba, cúrcuma, ajo y combinación de diferentes dosis de estas plantas.
  •         Consumo de jugos de frutas y vegetales crudos y orgánicos a diferentes horas del día; lo que se conoce como la terapia Gerson, aunque no cuenta con evidencia científicas que la respalden como tratamiento contra el cáncer.
  •       Dieta alcalina, cuya esencia consiste en tomar como base el hecho de que el cáncer florece en un ambiente ácido, por lo que para evitarlo es ideal cambiar los niveles del pH del organismo, llevándolo a que sea más alcalino y consumiendo un 80% de verduras al día.
  •         Ingiriendo dosis elevadas de vitamina c, bien sea consumiendo alimentos ricos en este componente o suministrados mediante inyecciones directas en el torrente sanguíneo.
  •         Consumo de aceite de cannabis también identificado como cannabidiol; ya que mediante pruebas de laboratorio se ha determinado que ralentiza el crecimiento de los tumores; aunque no hay evidencias con pacientes que respalden esta teoría.

Muchas personas piensan que al consumir azúcares de forma excesiva pueden ser propensos a padecer un cáncer; pero esto no incrementa su riesgo, sino el hecho de que lleguen a estar obesos y sea un factor causante para su alteración celular.

Otros piensan que se trata de una enfermedad que afecta solo a gente mayor; pero lo cierto es que a medida que envejeces tus células sufren daños y esto podría incidir en un comportamiento anormal.

Hay investigadores que afirman que los tiburones no padecen cáncer y por lo tanto su cartílago puede ser empleado para prevenirlo o combatirlo; pero en realidad se trata de un mito que nació en el año de 1970 y fue desmentido en 2010 cuando se le diagnosticó a una hembra de esta especie un melanoma.


¿Qué son los genomas del cáncer?

El estudio de los genomas del cáncer está revelando que las anomalías presentes en los genes es lo que impulsa su crecimiento y desarrollo, con lo que es posible no solo entender la biología de esta enfermedad sino también descubrir nuevos métodos para su diagnóstico y tratamiento. Descubre todo lo que debes conocer sobre el tema y mucho más.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es identificado como un tumor maligno que invade y destruye los tejidos orgánicos presentes a su alrededor.

En otras palabras, se trata de una enfermedad presente en algunas personas que genera consecuencias en su organismo, como la multiplicación de las células malignas sin control, diseminándose hasta otras partes de su cuerpo.

Se habla de cáncer cuando el material genético de una célula cambia, lo que conlleva a su crecimiento fuera de control.

Es usual que las células se multipliquen cuando el organismo así lo requiere para luego morir cuando se dañan o sencillamente en aquellos casos en los que ya no son necesarias; pero si se dividen demasiado rápido y no mueren como es usual, conllevan a la generación de un determinado tipo de cáncer.

Para iniciarse en cualquier parte del cuerpo, bien sea en los senos, la piel, los pulmones, el colon, los huesos o incluso en el tejido nervioso, existen algunos factores de riesgo:

  •         Exposición a agentes químicos.
  •         Excesivo consumo de alcohol.
  •         Ingesta de toxinas ambientales.
  •         Trastornos genéticos.
  •         Obesidad.
  •         Virus y bacterias.
  •         Demasiada radiación solar sobre la piel.

A ciencia cierta, aún se desconoce la causa de muchos tipos de cánceres pero se trata de una enfermedad que puede tomar por sorpresa a cualquier persona, sin previo aviso.

¿Qué son los genomas del cáncer?

Cada célula cancerosa dispone de características particulares que la llevan a ser prácticamente inmortal, pues mientras es alimentada no morirá nunca, sino que incrementa su tamaño y se expande sin control a lo largo de todo su organismo huésped.

Los cánceres surgen debido a alteraciones en el ADN, por lo que se trata de enfermedades genéticas sin que necesariamente sean hereditarias, sino más bien adquiridas a consecuencia de factores de riesgo como los mencionados anteriormente.

El genoma humano está formado con una serie de instrucciones de su ADN dirigidas a cada célula, conformado a su vez por 23 pares de cromosomas ubicados en su núcleo más uno pequeño en su mitocondria.

Por ello es importante conocer este genoma cuando se detecta el cáncer, aunque no es suficiente, pues se extiende tan rápidamente que muchos de los medicamentos empleados para bloquearlo podrían no tener efecto; ya que tal como en el caso de las bacterias, se aferra al sistema y se hace inmune.

Cuando los pacientes recaen se observan nuevas mutaciones, las que también deben ser enfrentadas oportunamente para evitar la presencia de metástasis o su proliferación hacia otras partes del cuerpo.

¿Por qué es importante el estudio del genoma para erradicar el cáncer?

Con la investigación de las mutaciones genéticas de las células cancerosas es posible encontrar formas de prevenir o controlar esta enfermedad antes de que sea letal.

Aunque estudios como el publicado por la revista Natura indican que el 65% de los casos de cáncer son al azar, esto no es del todo cierto, pues cada fenómeno se genera partiendo de un punto de origen; como es en este caso las mutaciones de la células de forma descontrolada, pese a que no se sabe a ciencia cierta cuáles son los factores que los ocasionan.

En virtud de los estudios genómicos de secuenciación se ha determinado que muchos de estos cambios se repiten de forma sistemática en los tumores presentes en diferentes pacientes, lo que ha sido definido como una firma mutacional y que puede como tal ser relacionada en función de una causa común; como es el caso de la huella de la luz solar sobre la piel.


Avances recientes en el tratamiento del cáncer

El cáncer es una enfermedad que está siendo estudiada constantemente por los científicos con la finalidad de conocer cada día un poco más sobre los cambios que se producen el ADN humano a causa del crecimiento anormal de sus células; por lo que te invitamos a descubrir cuáles son los avances más recientes sobre este tema, a lo largo de la lectura de este post.

¿Cuál es la finalidad de los estudios referentes al cáncer?

Como parte de los avances en materia científica, muchos centros de investigación se dedican exclusivamente a determinar cuáles son las causas, diagnóstico y tratamiento de esta alteración en el comportamiento de las células normales, que conlleva a que se tornen en cancerosas.

Uno de los hallazgos más recientes es el proyecto sobre el genoma de la leucemia linfática crónica, cuyos resultados han llevado a registrar datos concretos sobre la primeras mutaciones oncogénicas, los cuales sirven de guía para someter a muchos pacientes que padecen esta enfermedad, proporcionándoles un alternativa adecuada para mejorar su condición física.

La finalidad de este estudio es permitir a los médicos contar con una guía para identificar el origen de diferentes tipos de cáncer desconocidos y que esto sirva para seguir el tratamiento más eficaz.

Avances recientes en el tratamiento del cáncer

Los tratamientos comúnmente utilizados en pacientes que sufren algún tipo de cáncer son la quimioterapia, radioterapia o cirugía; aunque recientemente se ha incorporado la inmunoterapia, terapia hormonal láser y otras.

Cada uno de estos avances está orientado a diferentes etapas de desarrollo de la enfermedad, sin menospreciar las posibles causas que puedan originarlo, basados en las siguientes fases:

Diagnóstico

Identificar la presencia del cáncer es vital para poder aplicar el tratamiento acorde según sea el caso. Para ello se utiliza la inmunohistoquímica más otras pruebas especiales de laboratorio con las que es posible clasificar su tipo, predecir el pronóstico para el paciente y la respuesta que es posible obtener al aplicar determinado tratamiento.

La tendencia a futuro como parte de los avances recientes en el tratamiento del cáncer es que se puedan realizar muestras tumorales y con ellas concretar específicamente de qué tipo de cáncer se trata, agilizando de esta forma el diagnóstico con tiempo suficiente para que el paciente sea sometido a tratamiento antes de que comience a extenderse la enfermedad, hasta otros órganos de su cuerpo.

Tratamiento

Cuando el cáncer es clasificado con precisión y contando con la  información proporcionada por las investigaciones sobre los cambios genéticos ocasionados por estos tumores, es posible ofrecer al paciente un tratamiento rápido y efectivo para frenar su crecimiento; erradicándolo progresivamente del organismo del paciente.

Aún es preciso indicar que estudios recientes enfocados en los cambios moleculares de las células cancerosas han determinado que no todas ellas responden de la misma forma a los tratamientos; pero siguiendo la información ofrecida sobre las alteraciones en el ADN y RNA de estas células cancerosas es posible seleccionar el tratamiento acorde con cada paciente en particular.

Los avances en el campo de los tratamientos contra el cáncer son indispensables para frenar el crecimiento de este tipo de tumor que puede acabar rápidamente con la vida de un paciente.

De hecho, gracias a muchos estudios clínicos se están probando nuevos medicamentos para quimioterapia y combinaciones de fármacos que administrados de forma conjunta suelen provocar mejores resultados.

Otros avances se enfocan en utilizar tratamientos como la terapia biológica, inmunoterapias o procesos genéticos, con los que se transfieren células sanas a un paciente a fin de curar su enfermedad.

A esto se suma la terapia hormonal suprimiendo la producción de este componente dentro del organismo o la hipertermia que utiliza el calor para matar, por así decirlo, las células cancerígenas.

También está la terapia láser que en forma de haz de luz estrecho destruye estas células de crecimiento anormal o la crioterapia que mediante la aplicación de gas excesivamente frío congela y elimina los tumores cancerígenos.

En síntesis hoy en día se han alcanzado avances para el tratamiento del cáncer que están demostrando ser efectivos; siempre y cuando esta enfermedad se diagnostique a tiempo.


Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica

El Consorcio español del genoma de la leucemia linfática crónica es una institución cuyo objetivo es englobar datos abiertos accesibles para médicos, investigadores y especialistas sobre este tipo de enfermedades. Descubre de qué se trata a lo largo de la lectura de este interesante post.

¿Qué es un genoma de la leucemia linfática crónica?

Se entiende por leucemia linfocítica o linfática crónica a una variedad de cáncer que se genera a nivel de la médula ósea, a consecuencia la producción excesiva de un tipo de glóbulos blancos, los cuales afectan drásticamente las plaquetas, los glóbulos rojos y otros linfocitos.

El tratamiento de esta enfermedad se realiza mediante una combinación de medicamentos, aplicando anticuerpos monoclonales, terapia dirigida, quimioterapias o trasplante de células madres, según sea el caso de cada paciente.

¿Qué es este consorcio?

El estudio genómico del cáncer se ha impulsado a lo largo de los años dando pie a la creación de diferentes grupos de investigación que unen sus esfuerzos para dilucidar cuáles son los aspectos genéticos que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad; tal es el caso del Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica.

Sus actividades iniciaron en el año 2008 con la finalidad de generar un banco de datos que sirva de guía para la identificación rápida y oportuna de las alteraciones genómicas características en cada uno de los 50 tipos de cáncer conocidos hasta la fecha.

Este consorcio está conformado por más de una docena de instituciones y es dirigido por el científico Carlos López Otín de la Universidad de Oviedo, ganador del Premio Nacional de Investigación;  además Elías Campo, doctor en medicina, cirujano, patólogo e investigador español; del Hospital Clínic de la Universidad de Barcelona.

Aportes de este consorcio español

Los científicos al frente de esta institución han sido los primeros en completar el proyecto de secuenciación de los genomas de las células tumorales y normales; gracias a una investigación a la que se sometieron 500 pacientes que presentaban leucemia linfocítica crónica.

Para llegar a sus resultados, compararon el genoma de las células sanas de un paciente con las tumorales presentes en él; con base en metilación, secuencia y su expresión genética.

Con esto establecieron que al menos cada célula tumoral puede acumular en promedio 3.000 mutaciones como parte de su genoma; llegándose con esto a la identificación de cada gen implicado.

Lo más relevante durante las investigaciones del Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica es que han encontrado que las mutaciones relevantes en el caso de este tipo de cáncer, están presentes en las regiones oscuras del genoma; las que por otro lado representan su 98%.

Sin embargo, se trata de una zona de la que se conoce tan poco que suele pasarse por alto durante la evaluación de los pacientes.

Uno de los representantes de este Consorcio Español identificado como Xose S. ha manifestado: “En este trabajo hemos demostrado que uno de cada cinco tumores surgen por mutaciones en estas regiones oscuras del genoma, y su conocimiento es fundamental ya que influyen en el pronóstico de la enfermedad.”

Cabe destacar que la leucemia linfocítica crónica representa al menos un 35% entre los diferentes tipos de leucemias y se caracteriza por ser uno de los tumores más frecuentes en los países occidentales.

El objetivo primordial y razón para la creación de este tipo de proyecto por parte del Consorcio Español es precisamente suministrar la herramientas para el diagnóstico oportuno de este tipo de cáncer, a fin de proporcionar al paciente un tratamiento adaptado a su patología física que sea preciso y efectivo.

Su proyecto de investigación ha sido publicado en la revista Nature Genetics; con el que han demostrado de forma fehaciente que existen más de mil nuevos genes mutados durante el desarrollo de esta enfermedad en un paciente.